¿Funcionan los influencers?

En esta semana la noticia bomba en relación a los influencer es Arii, una chica famosa en tik tok, una red para crear y compartir videos musicales cortos.

Arii, en instagram cuenta con 2.6 millones de seguidores y hace poco decidió, junto a otra empresa, crear su propia marca de ropa. Hicieron un lanzamiento con 36 piezas. La noticia es que no lo logró, no logró convencer al 0.001% de sus seguidores de comprarle.

Historias como la de Arii hay muchas, con este post esperamos dejar un poco más claro en que te pueden ayudar, cómo puedes medir su efectividad y decidir si quieres usar este tipo de prácticas en tus estrategias.

¿Qué es influencer?

Es una persona con credibilidad, con conocimiento y liderazgo en un tema.
En redes sociales, le debes sumar que tiene miles o millones de followers a quienes impacta y con quienes genera conversaciones y lazos cada vez que publica.

También está el término NANOINFLUENCER, son como los influencers pero no con tantos followers y con alcance local.

Ya con los dos términos empecemos a hablar de qué es lo que conviene. Primero que nada si quieres incluir influencers en tu estrategia de posicionamiento y ventas, debes estar consciente que necesitas que tu marca se encuentre activa en las redes sociales donde se implementará la estrategia.

De acuerdo a tu estrategia y mercado, seleccionar las cuentas que pueden ayudarte. Toma en cuenta que si eres una empresa local y no estás listo para vender tus servicios a nivel nacional o internacional, lo mejor es que te vayas con los nanoinfluencers.

Contacta a las cuentas, la mayoría tienen sus datos de contacto publicado en sus redes. Al contactar, si esta persona se maneja como influencer tendrá un media kit, que es como su portafolio de trabajo, deben estar incluidas estadísticas e historias de éxito con marcas anteriores.

Fija el pago y en qué consistirá la colaboración. Hay de todo, desde los que ya facturan, tienen contratos prescritos hasta lo que no tienen idea de cómo se hace esto, pero se venden como influencers. Que no te de pena manejar este punto, es una cuestión de trabajo y quien sea un influencer profesional, no tendrá problemas en hacerlo.

En Estados Unidos hay reglas, contratos y leyes que cuidan que estas prácticas sean profesionales. En México aún nos falta en este punto, pero tanto marcas, influencers y agencias que nos tomamos en serio este trabajo, podemos poner nuestro granito de arena haciéndolo bien.

Verifica la creación del contenido, tanto si lo hace la marca o el influencer. Una vez aprobado, el influencer hace la publicación. Es importante que veas la posibilidad de hacerlo a la hora y día que el influencer tiene mayor impacto con sus usuarios. Si la estrategia es invadir las redes con tu marca, entonces tú pones la fecha.

Aquí no se acaba todo, falta lo más importante. Medir el impacto de la publicación. El influencer puede facilitar las estadísticas, así podrás comparar la exposición con las visitas a tu página, clicks, inbox y ventas generadas. De esta forma es como puedes saber que tan efectiva fue la alianza.

Para cerrar, algo muy importante es que NO TODOS LOS INFLUENCERS SON PARA VENDER, por eso el caso de Arii que mencionamos al principio. Así que decide: ¿Quieres exposición o ventas? Si es ventas, definitivamente tu estrategia no puede ser solamente que influencers te publiquen.

¡Comparte en redes sociales!