El Coronavirus ya tiene a muchos hasta la madre, porque no ha hecho otra cosa más que desgraciarnos la vida echándonos a perder, entre muchas cosas, las vacaciones de Semana Santa (yo ya me hacía en Rayón, Sonora).

Si existe.

Muchos hasta hemos llegado a pensar que se trata de una teoría de la conspiración orquestada por madres y esposas que querían tener a sus hijos y maridos encerrados con ellas en sus casas.  Pero… “¡Alabado sea el Señor”!… resulta que después de 15 días de vida en familia feliz, madres y esposas han sido víctimas de sus propios ruegos y ahora rezan porque esto acabe lo más pronto posible (y nosotros junto con ellas).

Bromas, ironías, “jodencias” o memes aparte, la verdad es que este tal COVID19 nos ha tomado a todos desprevenidos y nos ha obligado a hacer cosas que antes no hubiéramos hecho… y conste que a nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer.

“No hay mal que por bien no venga” es un refrán que hemos escuchado muchas veces y que en estos tiempos de Coronavirus nos invita a darle una pensadita a lo bueno que le podemos sacar a todo esto.

En primer lugar –diría yo- esto del Coronavirus nos ha puesto a reflexionar sobre la importancia de que todos estemos bien, para que todos estemos bien. Intentaré explicarme.

El prójimo nos ha importado un bledo en tanto a nosotros, en lo individual, nos vaya bien; es decir, mientras a mí y a mis cercanos nos vaya bien, el mundo puede seguir rodando y pobrecitos los demás que no han tenido nuestra suerte.

Pero esto del Coronavirus nos ha venido a recordar que no es suficiente con que solo a nosotros nos vaya bien; ahora, lo importante es que a los demás -al vecino, al conocido, al de al lado- les vaya bien para que también nosotros podamos estarlo.

¿De qué me sirve –por ejemplo- comprar y acaparar todos los gels, todas las toallitas con cloro o todos los Lysol del mundo, si el de al lado no se puede lavar las manos y tarde o temprano me va a contagiar? El Coronavirus nos ha enseñado a ser solidarios y a entender que ya no solo se trata de mí o de los míos; se trata de que TODOS tengan… se trata de NOSOTROS.

おすすめ動画 ヒカキン 5 | おすすめYouTuberまとめ/あしたもTube

Otra cosa que nos han venido a enseñar estos tiempos de COVID19 es lo importante que es tratar bien a nuestro cuerpo y honrarlo como se merece, porque aunque nos vayamos a contagiar, si tenemos un sistema inmunológico al 100, lo que va a pasar es que a los 15 días nos vamos a aliviar, quedando inmunes del virus; de hecho, un altísimo porcentaje del bajísimo porcentaje de muertes por Coronavirus, ha sido debido a condiciones preexistentes en los pacientes (diabetes, presión alta, pulmones afectados por fumar, etc.). Así que a bajarle a las “bongless” y a meterle al brócoli para fortalecer nuestras defensas.

Y por último, para no extenderme mucho, otra cosa que nos ha enseñado este pinche Coronavirus, es que en lo que se refiere al tema del medio ambiente, el problema somos nosotros. Paró la actividad humana y con ello paró la contaminación. Todos hemos visto videos –fakes y no fakes- donde como en estos días la madre naturaleza ha vuelto a sonreír –ejemplo en Venecia-  porque es más limpio el aire que se respira.

Así que no se agüiten, ni se achicopalen. Este pinche Coronavirus no esta tan peor y en el fondo, a lo mejor es una primera advertencia de la misma Tierra que nos está diciendo que si no somos solidarios y no nos cuidamos los unos a los otros, nos va a cargar el payaso… y a lo mejor no nos da una segunda oportunidad.  

Baltazar Zuñiga Sanchez - marco-legal-de-los-negocios.mzt
¡Comparte en redes sociales!