Bien sabemos que en este momento el enemigo público #1 es el coronavirus. Entre las cosas buenas hemos visto la unión de la gente y empresas para combatirlo.

Esta semana la noticia es sobre Apple y Google que decidieron aliarse para ayudar a las autoridades a rastrear casos de propagación.

La alianza funcionará de la siguiente manera:

  • Rastreo combinado: No importa que dispositivo utilice el usuario (iOS o Android) un proceso central podrá rastrearlo por medio de señales de proximidad por Bluetooth.
  • Autoridades de salud podrán desarrollar herramientas para determinar con quiénes ha tenido contacto una persona infectada.
  • Si una persona es diagnosticada con COVID-19, la autoridad podrá ingresar un código para alertar por medio de la aplicación a personas que han tenido contacto y requieren aislarse.
Apple/Google COVID-19 tracking

Es increíble ver a estas dos compañías trabajar juntas por un bien común, tomando en cuenta que en últimos años se han criticado duramente por sus políticas de privacidad.

Esta idea será de gran ayuda para controlar los casos de infección a escala mundial y tomar las medidas necesarias.

Sin embargo existen 2 puntos que debemos considerar

La aplicación debe descargarse por millones de personas para tener resultados relevantes. De nada servirá si no hay usuarios a los que pueda alertar por medio de la aplicación.

El segundo punto importante, es la privacidad.

Después de que superemos esta crisis ¿para qué más podría ser utilizada la herramienta de rastreo mundial más grande en la historia?

Si abrimos esta puerta, será poco probable la podamos cerrar de nuevo, y estamos seguros no queremos ver esta tecnología utilizada en malas manos.

¡Comparte en redes sociales!